martes, 29 de septiembre de 2020

De nosotros...

No te enamores de mí, enamórate de nosotros.


Luis Médici

Elección

 

El amor es elegir estar con alguien cuando estás bien solo.


Luis Médici

Saber elegir

Cuando una persona junta desilusiones en el amor, lo consuelan diciéndole: “todavía no te ha tocado, ya va a llegar”. O peor aún, se auto flagela determinando: “no tengo suerte en el amor”. Nacimos con ese concepto de que para encontrar el amor, no hay que hacer nada. Simplemente estar atentos a que mágicamente aparezca la persona indicada para nosotros. Como si el amor se resumiera en una sola persona que nos regala el destino. Eso nos creó la falsa idea de “el amor llega sólo y es cuestión de tiempo”. 

Considerar que el amor no haya llegado a tu vida por una cuestión de mala suerte o tiempo, es un error grave. Porque asegura que nada estás haciendo mal (solo esperar), cuando en verdad, sí estás haciendo algo mal: ESTAS ELIGIENDO MAL. 

El amor no se basa en la suerte o en el destino, siempre es una elección personal. 

¿Y por qué elegimos mal? 

La elección se construye de dos elecciones al mismo tiempo. Por un lado, la elección inconsciente (El enamoramiento. Y aquí entran las ideas del “amor llega sólo y es cuestión de tiempo”, el “destino” y demás cuestiones románticas / pasionales). 

Y por otro lado, la elección consciente (La racional, la pensante. La que nos avisa con “alarmas” cuando una actitud no nos gustó, nos hirió o simplemente sentimos desconfianza. Y también cuando posee buenas cualidades como persona.) 

Elegir un buen amor, es un mix de ambas maneras de elegir. No es ni una, ni la otra. Son ambas al mismo tiempo. Ambas son importantes. Ambas deben aprobar al candidato/a. Se podría decir que una elección de pareja debería ser un 50/50. 

Por eso, cuando nos va mal en el amor, es porque tomamos decisiones mediante una sola manera de pensar. No es la culpa del otro, ni culpa del amor, es culpa nuestra por no saber elegir correctamente (ya sea a una persona o elegir continuar con una relación) 

Saber elegir correctamente es la clave para que amores sanos y verdaderos aparezcan. 

Por lo tanto, el amor es aprender a elegir correctamente. Y ese aprendizaje nos puede llevar varias desilusiones amorosas. Debe haber una cuota de enamoramiento y pasión inconsciente, obviamente. Pero también debe haber una cuota de elección consiente. Donde ante cada “alarma” o sensación de incomodidad, nos tenemos que ir. No insistir en la inconformidad, eso es elegir mal. Y debemos quedarnos donde nos traten igual que nosotros trataríamos a nuestra pareja.

Dos maneras de disfrutar el amor

Hay dos maneras de disfrutar el amor: Dando y Recibiendo. Entiendo que ambas se tienen que dar pero siempre hay una prioridad. 

Por un lado el que necesita primero estar enamorado de su pareja, y por otro, el que necesita primero que la pareja esté enamorado de uno. 

Pero a medida que crecemos, esa prioridad afectiva nos trae problemas. Y un día, algunos aprenden que el amor no es solamente saciarse de esa sensación de placer y bienestar que sentís cuando alguien te gusta y dónde el desafío es lograr que el que no te quiera, te quiera. Y por otro lado, otros aprenden que el amor no es solamente saciarse de esa sensación de placer y bienestar que sentís cuando alguien gusta de vos y dónde el desafío es lograr querer al que no querés. 

Esa prioridad en dar o recibir nos lleva a un extremo dónde ya no es amor sino una cuestión de disfrute egoísta del mismo. Y nos aleja de la verdadera prioridad del amor.

Luis Médici


miércoles, 21 de febrero de 2018

Hacerse cargo

Uno sabe quién te quiere realmente y quién no. Si realmente no podía verte o no quería verte. Lo sabés. Como también sabés a quién amas realmente y a quién no logras hacerlo. Lo sabés.
Por lo tanto, el verdadero problema en el amor, no es saber lo que siente el otro o lo que sentimos nosotros. El verdadero problema en el amor es hacerse cargo.

Mérito

Nunca en su historia, la raza humana hizo mérito suficiente para merecer el sentimiento del amor.

Viaje

La manera más lenta de viajar es con el cuerpo.

Sin intención

La gente que demanda condiciones físicas a la hora de enamorarse, no tiene intención de enamorarse.

Una sola condición

Qué no sea lo mismo pasar un día con ella que sin ella. Esa es la condición.



viernes, 12 de enero de 2018

Increíblemente bellos y extraordinariamente únicos.

Todos somos increíblemente bellos y extraordinariamente únicos. Pero nadie se ve a sí mismo de esa manera.
Hasta que un día, un extraño (que nunca sabemos bien de dónde salió, ni por qué lo hace) nos quiere convencer de que, efectivamente, sí lo somos. Y su argumento siempre es el mismo: es algo obvio.
Todos somos increíblemente bellos y extraordinariamente únicos. Pero sólo el amor permite que dos personas logren reconocerse de tal manera entre tantos increíblemente bellos y extraordinariamente únicos.

Related Posts with Thumbnails